4.2.14

Sabores de Mallorca Vol.1

La gastronomía mallorquina es el resultado de una exquisita mezcla de culturas que ha ido formándose a lo largo de los años proporcionando platos, postres y dulces muy característicos de la isla.

Como la lista es larga, hemos querido racionar el contenido en varias entradas guardando concordancia con el tipo de alimentos y de cocina en la que se clasifica cada uno de ellos.

Aquí están los primeros:



Frit Mallorquí: Es uno de los platos más populares y también el que admite un gran número de variantes en su receta (frito de matanzas, de ratas, de marisco, de sangre o variado). Aunque originariamente era de carne (principalmente de hígado), en la actualidad encontramos también de pescado, el cual conserva el acompañamiento de patata, cebolla, tomate y pimiento rojo, entre otros.

Sopas mallorquinas: Su nombre genera confusión, ya que pese a nombrarse 'sopa', el caldo de verduras del que se nutre este plato es absorbido por el pan que lo acompaña, cosa que lo convierte en una sopa "en seco" original y sugerente.

Berenjenas rellenas: Es una de las hortalizas más utilizadas en la  cocina de la isla junto con el pimiento. Aunque existen variantes en otras regiones, las rellenas de carne forman parte de las delicias que ofrece la dieta mallorquina.

Tumbet: Es una deliciosa guarnición frita de laminas de patata, pimiento rojo y berenjena, que también podemos encontrar mezclada con carnes y pescados de temporada.

Trampó: Tomate, pimiento verde y cebolla mallorquina son los tres ingredientes principales de este plato que suele ser el acompañante perfecto de muchas otras recetas. También es habitual encontrarlo como 'coca de trampó'.

Pa amb oli: Es una de las opciones más recurrentes en cenas y comidas en grupo en las que se sirven rebanadas de pan restregadas con tomate de 'ramellet' y a la que cada uno añade a su gusto  embutidos  como el 'camaiot' o la sobrasada y quesos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario